Camino del Jnana y del Bhakti

En la antigua tradición espiritual védica (mas de 4.000 años), han estado disponibles para la humanidad dos caminos distintos, cada uno adecuado para buscadores con dos muy diferentes inclinaciones según sus temperamentos.

El camino de la devoción o bhakti, posee un objeto, persona o ideal de adoración, conectando así al buscador, al aspecto de la Divinidad con forma; conocido como “Sarguna Brahman” o Dios con auspiciosos atributos. Y por otro lado tenemos el camino de la investigación, de la comprensión y el conocimiento “Jnana”. En este camino el objeto de investigación, comprensión y descubrimiento es lo no manifestado, la no forma de lo divino, el aspecto Trascendente sin atributos “Nirguna Brahman”. 

El camino exotérico del Bhakti, reconoce como marcas presentes en el buscador, los sellos de avidya “ignorancia”, maya “ilusión” y ahankara “ego” desde  nuestro estado ilusorio de la realidad, basado en dualidad. Y desde aquí se concibe la Realidad última de Dios. 

 En este camino, a Dios se le  concibe como un 'Todo Poderoso' poder externo, separado de nosotros mismos, y erróneamente el buscador se considera, un alma pequeña y débil. 

Se entiende que desde este estado hay apego al cuerpo y a la mente y al ego, por ende en el camino del Bhakti esta permitida esta percepción. Lo complejo, es que se fortalecerse esta forma de percibir, sentir y pensar y se incentiva que la emoción se rebalse en sentimientos de júbilo, de éxtasis y dicha hacia el objeto, maestro o ideal externo de adoración. De este modo, se ancla esta percepción y muchas veces se fortalece la dualidad y el ego. Dios se torna en un objeto externo “Todo poderoso”, a los ojos del buscador. Y la realización última que se busca, es la disolución del yo, a través de empequeñecer al alma y tornarla muy frágil, mientras el dios externo crece y se torna mas y mas poderoso.

Totalmente diferente de esta corriente popular del bhakti basada en la dualidad, tenemos el camino esotérico del “Jnana” o conocimiento propio. Es el camino de la auto realización, camino que no permite la percepción de dualidad desde el comienzo, desde el primer paso del buscador.

Aquí el objeto de investigación no es ningún poder externo, sino que lo observado, lo investigado y contemplado, es el observador mismo. El buscador se adentra en si mismo a buscar la conciencia que percibe la realidad en su interior.

Si quisiéramos ejemplificarlo, diríamos que en el Bhakti, el interés esta en la pantalla donde esta siendo proyectada una imagen, imaginemos la pantalla de un cine. Todo el foco esta en los colores, formas y sonidos de lo que se esta proyectando.

Y en el Jnana, el foco completo se va en conocer el proyector, su capacidad de crear y proyectar realidades, se busca conocer la conciencia misma que es la fuente de la percepción. 

Mientras el Bhakti esta interesado en los atractivos de las expresiones sensoriales y del poder externo de la realidad. El Jnana, esta interesado en el poder interno, en la Conciencia del Yo soy, que no puede describirse a si misma con cualidades, mas que la sensación original de existir y ser conciencia plena.

Cada camino ya sea exotérico; de devoción “bhakti”; o esotérico y basado en la investigación y la comprensión “jnana” es obviamente adaptado según las naturalezas propias del buscador espiritual.

El camino del Bhakti, se fascina en lo que los sentidos puedan manifestar, como un otro extasiante, a través de lo que los ojos ven (ídolos sagrados), los oídos escuchan (música devocional), a través del paladar (prasadam), a través del olfato (inciensos y aroma a flores).

El camino del Jnana, a través de la introspección contemplativa, meditativa y de auto observación, vuelca la conciencia hacia dentro, y revela la naturaleza del observador, descubre los velos de ilusión y de dualidad, encontrando a dios en la conciencia plena del Ver, del observar, expandiéndose a si mismo hasta llegar al Samadhi y la Conciencia cósmica del “Yo soy”.

En nuestro Viaje del Sabio, será a través del Jnana, que llegaremos a la expresión de Asombro y a un “Bhakti” muy diferente.

Cuando has descubierto este poder Inmortal en tu interior, lo comienzas a ver en todo y en todos. Solo entonces, has llegado al Prema Bhakti, al amor que lo abarca todo… sin nombres y sin formas.

 

Por Sankara Bhagavadpada

PhD Fisica Nuclear Teórica

Maestro Espiritual

Astrólogo Védico

создать сайт