USOS MEDICINALES DEL ARBOL DE NEEM

Las propiedades medicinales del Neem han sido conocidas por los habitantes de la India desde tiempos inmemoriales. Los primeros escritos médicos en sánscrito se refieren a los beneficios de la fruta del Neem, semillas, aceites, hojas, raíces y corteza. Cada uno de estos ha sido utilizado en la medicina Ayurveda desde hace 10.000 años. En la literatura Ayurvédica el Neem se describe de la siguiente manera:
La corteza del Neem es fresca, amarga, astringente, acre y refrigerante.
Es útil en el cansancio, tos, fiebre, pérdida de apetito. Sana las heridas y las condiciones que adolecen de Kapha, vómitos, enfermedades de la piel, sed excesiva, y la diabetes.
Las hojas de Neem son reportadas a ser beneficiosas para los trastornos oculares y los venenos de insectos. Es anti-leproso.


Sus frutas son amargas, purgantes, muy buenas contra las hemorroides y son antihelmínticos. Se afirma que el Neem proporciona una respuesta a muchas enfermedades incurables.
Tradicionalmente, los productos del Neem se han utilizado contra una amplia variedad de enfermedades que incluyen calor, erupciones cutáneas, forúnculos, heridas, ictericia, lepra, enfermedades de la piel, úlceras estomacales, varicela, etc. La investigación moderna confirma, asimismo, los poderes curativos de Neem en el caso de muchas enfermedades y proporciona indicios de que el Neem en el futuro podría utilizarse mucho más ampliamente.
Las hojas de neem son un remedio herbal ayurveda de la India, usado para la purificación y limpieza. El neem es estimulante inmunológico, antibiótico y purificador. Fortalece el sistema inmunológico, protegiendo contra todo tipo de enfermedades (incluida la gripe). Antiparasitario que respeta la flora intestinal. Hipolipemiante, es decir, que tiene la propiedad de disminuir los niveles de lípidos en la sangre, contribuyendo al control del colesterol. Reduce las molestias de la úlcera gastro-duodenal, regulando el PH, evita la flatulencia, y proporciona digestiones ligeras.
Además, es extraordinariamente efectivo como preventivo y tratamiento de los problemas de próstata; así como para todo tipo de dolores articulares, tales como la artritis o la artrosis.

Enfermedades cardiovasculares:
El neem previene el riesgo de padecer infartos. Evita la coagulación de la sangre (formación de trombos), reduce el colesterol, regula los latidos y también regula la presión arterial.
Un compuesto activo del extracto de hojas del neem, la nimbina o nimbidina, tiene propiedades antihistamínicas, es vasodilatador, por lo que se utiliza por vía intravenosa para reducir la presión arterial.
Según estudios recientes, el extracto de la hoja del neem puede reducir hasta en un 30% los niveles del colesterol dos horas después de ser administrado.

Diabetes:
Con el aceite de neem en ayunas se consigue que los insulinodependientes puedan disminuir la dosis de insulina y, en algunos casos, que el páncreas se normalice y puedan prescindir de ésta. En diabéticos no insulinodependientes se están obteniendo resultados espectaculares, aunque el control de la alimentación sigue siendo importante, con el tratamiento del neem en gotas se está consiguiendo que la diabetes desaparezca en la mayoría de los casos.

Gripe y Resfriados:
El consumo habitual de cápsulas o té de neem fortalece el sistema inmunitario, protegiendo eficazmente contra la aparición de gripes y resfriados. Además, en caso de enfermar, la duración y gravedad de los procesos víricos será mucho menor.

Soriasis
El aceite del neem es probablemente el mejor producto actualmente disponible para tratar la soriasis. Además, hidrata y protege la piel a la vez que ayuda a curar otras lesiones. Está indicado para pieles secas, con escamas, o irritadas.
Experimentos realizados en pacientes con soriasis demostraron que un tratamiento combinado de ingesta de extracto de hojas y uso tópico de aceite de semillas logró resultados equiparables a los obtenidos con aplicación de cortisona.
Con el extracto de la semilla del neem, se fabrica un jabón para el lavado de todo el cuerpo y también con este extracto se hace un combinado para aplicar sobre las zonas afectadas; los resultados maravillosos de este producto hacen que cesen los picores y dolores, sintiendo un gran alivio, mientras que se reduce la rojez de las lesiones y el tejido cicatricial irá restaurando las llagas hasta hacerlas desaparecer al cabo de un tiempo.

Cáncer: 
En la corteza, las hojas y el aceite de Neem, han sido descubiertos polisacáridos y limonoides que reducen los tumores cancerosos

Herpes: Los extractos de la hoja de Neem combaten al virus del herpes y sana rápidamente las heridas, comezón, enrojecimiento y ampollas producidas por el herpes.

Cálculos Renales (piedras en el riñón): El consumo del té de neem se ha demostrado beneficioso, no sólo como preventivo, sino también para ayudar a la disolución de las piedras y que sean expulsadas por la orina.

Problemas de Próstata: Estudios científicos recientes han demostrado las propiedades del extracto de hojas de neem para inducir la apoptosis (muerte celular de las células cancerígenas). Por lo que el consumo habitual de té o cápsulas de neem, favorece la prevención y tratamiento del cáncer de próstata. También, es muy efectivo para disminuir la inflamación de la próstata, facilitando así la micción.

Dermatología: El Neem es altamente efectivo en los tratamientos contra el acné, salpullido, caspa y eccemas, entre otros, reduciendo la erupción de la piel, cicatrizando y desinfectando las zonas dañadas, así como excelente antiarrugas

Migrañas: El Neem contiene compuestos similares a la aspirina (inhibidores de la prostaglandina) para el alivio del dolor. El neem también ayuda a reducir la presión arterial, que a menudo es la causa de cefaleas y migrañas. Ingerir habitualmente té de neem es una ayuda eficaz para reducir estos trastornos.

Alergias: El Neem inhibe las reacciones alérgicas mejorando las condiciones de ojos llorosos, lagrimeo y estornudos.

Ulceras:
El extracto de Neem ofrece una protección significativa del malestar, y acelera la cicatrización de las lesiones gástricas y duodenales. El aceite del neem reduce las molestias de la úlcera gástrica, curando lesiones y regulando el pH, evita flatulencias y proporciona digestiones ligeras.

Hepatitis: Pruebas en los Estados Unidos han demostrado que el neem combate el virus que causa la hepatitis B, obteniendo excelentes resultados en la enfermedad de la hepatitis.

Hongos: El Neem combate algunos hongos incluyendo los que causan pie de atleta y cándida, organismo que causa las infecciones en la boca conocidas como “fuegos”.
Malaria: Un ingrediente activo en las hojas de Neem combate el virus de la Malaria

создать сайт